Un "atentado pacífico" contra Estados Unidos, a propósito del 11 de septiembre gringo (2001) y chileno (1973), tiene lugar desde anoche en el Centro de Arte Perrera. Se trata de la "Estatua de la Mortandad", una tétrica versión de la Estatua de la Libertad que representa, según su autor, el dominio mundial violentón de los yanquis.

La obra, de cuatro metros de alto, está hecha con curiosos materiales como huesos de caballos, gatos y otros animales; fierro, fibra de vidrio, prótesis dentales y réplicas de cráneos humanos, todo bañado con alquitrán, que es lo que en definitiva le da la apariencia dark a la estatua.

Originalmente, el cráneo principal de la escultura y los que se ubican en el pilar eran verdaderos. Pero, el artista prefirió cambiarlos por réplicas exactas -hechas por él- para evitarse el jaleo que se armaría si utilizara a finados; como ha ocurrido con obras con fetos o perros.

El autor de la movida es "Necro", un cabro de 23 que creó la Necro Escultura, o sea, esculturas relacionadas con la muerte. En esa onda, tiene nada menos que 26 obras, todas de tamaño XL.

"El 11 de septiembre es una fecha importante, por lo que pasó en Estados Unidos y en Chile, donde los gringos tuvieron mucha culpa de toda la gente que murió acá", verseó ayer mientras le daba los últimos toques a su estatua.

Convencido de que los "atentados pacíficos" son más efectivos que los atentados mayonesos, anunció que para la cumbre de la Apec en noviembre, recibirá a George Bush con una guillotina real, de cinco metros de alto, que demostrará cómo funciona cortando zapallos.

"Ese atentado pacífico será contra Bush y toda su comitiva, porque él es el gran asesino, que trata de dominar a los países del Tercer Mundo con violencia y muerte", concluyó el artista.