Necro exhibe sus oscuros trabajos en La Perrera. Escultor invoca a la muerte con calaveras, huesos y guadañas

Preocupado por la violencia entre los hombres, el joven artista presenta una muestra integrada por siniestras piezas que en algunos casos sirven como muebles.
 

Como salidas de la carátula de un disco de heavy metal o de alguna delirante película de terror, las esculturas de Michael Benítez -alias Necro- constituyen una desbordante y oscura acumulación de calaveras, fragmentos óseos, cuernos, garras e instrumentos cortopunzantes.

"No soy gótico ni metalero, pero esos grupos de gente son los que más consumen mis obras, lo que igual me parece bien, porque tengo mucho respeto por el público", comenta el joven autor, quien esta tarde inaugura una contundente muestra de su trabajo en el Centro Cultural Perrera Arte (Parque de los Reyes sin número), más conocido como La Perrera.

Compuesto por 17 piezas negras de gran formato (algunas llegan a medir hasta cuatro metros de alto) que han sido realizadas con materiales tan diversos como fierro, huesos de animales, fibra de vidrio, poliuretano y látex prevulcanizado, el montaje no es apto para espíritus impresionables.

En el conjunto destacan una versión cadavérica e infernal de la Estatua de la Libertad y una guillotina de tamaño natural, así como una efigie de la muerte provista de una filosa guadaña y una escultura de un siniestro jinete alado que se desplaza con un hacha en una mano y una cabeza humana -recién cortada- en la otra.

"La figura ecuestre es el quinto jinete del Apocalipsis. Se me ocurrió que, en vista de todos los males causados por el hombre, los cuatro jinetes descritos en la Biblia no eran suficientes para castigar a la raza humana", explica el artista.

Necro, por cierto, también se ha preocupado de crear objetos útiles para el hogar: en la exhibición es posible apreciar una línea de muebles que incluye mesas y sillas ornamentadas con elementos como cráneos humanos y espinazos, costillas y mandíbulas extraídos de caballos y perros.

"No mato ningún animal para hacer mis trabajos. Tengo contactos en parcelas y mataderos que me surten de animales muertos a los que les saco los huesos y las calaveras son réplicas de poliuretano hechas a partir de cráneos reales", asegura.

-¿Cuál es el mensaje que quieres transmitir con tus creaciones?

-Me interesa hablar del paso hacia la muerte, porque ese tema está muy presente en nuestro mundo: hoy los hombres se matan entre ellos por petróleo y mañana seguramente lo harán por el agua, y mi intención es mostrar esa realidad que otros prefieren no ver.

-¿No temes caer en lo caricaturesco al usar imágenes como calaveras y guadañas?

-No. Yo sé que tal vez hay otros artistas que hablan de estos temas en forma más sutil, y quizás lo hacen así porque no se atreven a usar un lenguaje más directo, pero a mí no me importan las críticas, me las echo al bolsillo.
 

Rodrigo Castillo

27/08/2005